Real Madrid

 
 

Miguel Muñoz: Un mito en la historia del Real Madrid

Para calcular la importancia de cualquier personaje histórico son varios los factores que hay que sopesar, en donde no sólo será importante el número de años que la persona en cuestión haya servido a la causa, sino también la importancia de la misma y la trascendencia de su colaboración, tres circunstancias que permiten colocar a Miguel Muñoz entre los tres personajes con más historia de este club. Un aval que fluctúa desde la primera consecución de la Copa de Europa hasta la responsabilidad de haber jubilado a su amigo Alfredo Di Stéfano, pasando por sus veinticinco años de dedicación al Real Madrid.

Aunque dicen que las comparaciones siempre son odiosas, de vez en cuando determinados personajes permiten alguna excepción. Repasando la biografía de Miguel Muñoz Monzún es difícil resistir la comparación con otra de las leyendas vivas del Real Madrid, Emilio Butragueño. Nacidos en la misma ciudad, ambos empiezan a dar las primeras pataditas al balón en el mismo patio de colegio, el Calasancio, siendo claros exponentes de dos históricas generaciones del conjunto blanco.

Unos primeros compases de su vida deportiva que más tarde le llevan a ejercer como jugador profesional en el Racing de Santander y Celta de Vigo, para recalar en el Real Madrid en la temporada 1948-49, junto a otros jugadores de renombre que ese año fichan por el Madrid, tales como Pahíño, Marcet, Olmedo, Montalvo, Navarro… Esta temporada el Real Madrid consigue solamente el Trofeo Teresa Herrera, siendo tercero en el campeonato de Liga. El equipo atraviesa una etapa de transición, con sonadas incorporaciones que van a conseguir que poco a poco el Club ostente el liderazgo del fútbol español.

El primer título de campeón de Liga lo consigue Miguel Muñoz en la temporada 1953/54, año en el que llega a nuestra entidad Alfredo Di Stéfano. Enrique Fernández, entrenador por aquel entonces, tuvo la brillante idea de hacer compartir desde un principio a los dos jugadores, precisamente por tener dos caracteres diferentes. Una mezcla que al final dio un gran resultado y que terminó uniendo la tranquilidad de Muñoz y la “rebeldía” de Di Stéfano en una gran amistad.

Primer campeón de Europa

En mil novecientos cincuenta y seis Miguel Muñoz logra que su nombre pase a partir de aquella fecha histórica a un lugar preferente en la historia futbolística internacional. El 13 de junio, en el Parque de los Príncipes de París, será el primer jugador en recibir la Copa de Europa al ser el capitán del Real Madrid. Los Muñoz, Di Stéfano, Rial, Marquitos y compañía habían logrado derrotar al Stade de Reims en su propio feudo, abriendo un apartado glorioso en la época moderna madridista. El equipo que consiguió el primer galardón europeo estuvo integrado por Juanito Alonso, en la portería; Atienza, Marquitos, Lesmes; Muñoz, Zárraga; Joseíto, Mársal, Di Stéfano, Rial y Gento.

A partir de ahí, el Real Madrid pasa a ostentar el liderazgo internacional, permaneciendo Miguel Muñoz en el equipo como jugador hasta la temporada 1957/58, tras recoger otros dos títulos europeos y otras dos Ligas. Poco a poco se van produciendo nuevas incorporaciones en la plantilla, siguen llegando los éxitos y el bueno de Miguel decide hacer un nuevo servicio a su equipo. Estima que es la hora de su retirada como jugador, después de haber puesto su granito de arena en la obtención de la tercera Copa de Europa. Pero él sabía perfectamente que no era un adiós. Más que nada era un hasta pronto.

La labor como entrenador de Miguel Muñoz al frente del Real Madrid es un paradigma de pragmatismo y merece los más encendidos elogios al realizar la transición desde un equipo glorioso, ganador de cinco Copas de Europa, hasta un equipo joven y de futuro, llamado el Real Madrid “Ye-yé”, ganador de la sexta Copa de Europa tras seis años de sequía. Tanto en el Madrid, como en la selección, Miguel Muñoz fue un ejemplo de cómo dirigir un equipo desde el banquillo.

Una vez que se despide de la práctica del fútbol como jugador en activo, don Santiago Bernabéu le encomienda la labor de dirigir al Plus Ultra, antes de hacerse con las riendas del primer equipo. El filial madridista le va formando para una nueva etapa en la que va a jugar un papel tan ingrato como trascendente, cual es el de ir formando una nueva plantilla a base de ir jubilando a jugadores que hasta ayer habían sido compañeros. Los jóvenes iban pidiendo paso y Miguel Muñoz tenía que empezar a recordar a Juanito Alonso, Domínguez, Marquitos, Santamaría… que los años iban pasando y que había llegado la hora del relevo.

Su peor decisión

No obstante, el momento más difícil de su carrera deportiva llegó cuando, en 1964, tuvo que afrontar la responsabilidad de retirar del equipo a su mejor amigo y compañero más admirado. Miguel siempre había confesado ser admirador de Alfredo Di Stéfano, tanto por su calidad humana como por su calidad deportiva, y antes de tomar esa decisión optó por presentar su dimisión como entrenador ante la junta Directiva.

Don Santiago Bernabéu no la acepta. El Madrid pierde la final de la Copa de Europa ante el Inter, por tres a uno, un miércoles y el fin de semana siguiente tiene que disputar las semifinales de Copa ante el Atlético de Madrid. Con el pulso firme, pero con lágrimas en los ojos, empieza a escribir en la pizarra los nombres de los quince convocados para el encuentro. Su amigo Alfredo se queda fuera.

Los títulos de Liga se iban consiguiendo sin dificultad, pero la historia del Real Madrid requería el ir formando un equipo de cara al futuro, cuya meta fuera la obtención de la sexta Copa de Europa. Poco a Poco va dando forma a una joven plantilla, en la que empiezan a sonar nombres como Pirri, Amancio, Sanchis, Zoco, Velázquez…, hasta que el 11 de mayo de 1966 el equipo “ye-yé” gana por dos goles a uno al Partizán en la final de la Copa de Europa. Cuando Paco Gento mostró el trofeo al público, en medio de la euforia de los graderíos, Miguel Muñoz Cerró por un instante los ojos y se vio a él mismo levantando la primera Copa en París.

Del Real Madrid a la selección

Los títulos siguen llegando a la sala de Trofeos del cuadro blanco. Miguel Muñoz bate el récord de permanencia, como entrenador, en el Club. Catorce años de gloria que tienen su punto final en la temporada 1973-74. El Madrid es eliminado por el Ipswich Town de la Copa de la UEFA, quedando en octavo lugar en la tabla de clasificación de la Liga española. Era la hora de dar el testigo a Luis Molowny.

La hora del relevo en el Real Madrid y la hora de iniciar una nueva etapa para él, que terminaría por llevarle a ocupar el cargo de seleccionador nacional. Entrena al Granada, Sevilla y Las Palmas, en donde logra la mejor clasificación del cuadro canario. El fracaso de la selección en el Mundial de España obliga a Pablo Porta a destituir a José Emilio Santamaría, dando la oportunidad a Miguel Muñoz. En la selección permanece desde 1982 hasta la Eurocopa de Alemania, 1988, ofreciendo una nueva imagen del equipo nacional que llega a ser subcampeón de Europa en París y cuarto finalista en el Mundial de México.

Una última época como seleccionador que sirvió para que una famosa frase definiera en pocas palabras la historia de Miguel Muñoz, un hombre con una flor en un lugar muy especial del corazón, que al margen de tener el récord de permanencia en el Real Madrid, ha ido marcando etapas claves para el equipo de toda su vida, desde la primera Copa de Europa a la sexta de los “yeyés”, pasando por el relevo de Di Stéfano. Miguel Muñoz falleció en Madrid el 16 de julio de 1990.

Historial:

Nombre: Miguel Muñoz Monzún
Lugar de nacimiento: Madrid
Fecha: 19 de enero de 1922
Ingresó en el Club: 1 de julio de 1948
Causó baja: 30 de junio de 1958

Palmarés
4 Ligas
3 Copa de Europa
2 Copas Latinas
2 Pequeña Copa del Mundo

Palmarés como entrenador
9 Ligas
2 Copas de España
2 Copas de Europa
1 Copa Intercontinental

Sus números con el Real Madrid
Partidos jugados:
225 Liga
33 Copa
15 Copa de Europa
5 Pequeña Copa del Mundo
69 Amistosos nacionales e internacionales

Internacional
6 veces con la selección A
1 vez con la selección B

Cualquier comentario sobre esta página manda un email a la siguiente dirección: webmaster@fororealmadrid.org
Página creada, diseñada y mantenida por Norbert ® Copyright © 1998-2014